HATO Fan Club
¡Bienvenida(o) al maravilloso mundo sin retorno, de Super Junior en español y a la gran Familia HATO!

Para ver el contenido del foro, debes inscribirte y seguir las reglas a continuación.

→ Está prohibido usar como Nicks nombres o apodos de un Super Junior.

→ Las cuentas que no estén en uso {nótese que no posteen} en el plazo de un mes desde la inscripción al foro, serán borradas.

→ No está permitido, bajo ningún punto de vista, insultar, hacer malos comentarios u ofender a ningún otro grupo, ni ningún miembro de otro grupo.

→ La convivencia es vital para la sobrevivencia. Si no te llevas bien con algún miembro evita las peleas dentro del foro. Respeta a los demás y a ti mismo.

→ Antes de postear, asegúrate de leer las reglas de cada sección.

→ Está estrictamente prohibido EzzKrIbbIR d3 3st4 FooRMa o con símbolos y colores chillones que dificulten la lectura.

→ NO al SPAM. Visita la sección de juegos para ello.

→ Tu avatar NO puede exceder los 100 x 100 píxeles.

→ La firma NO puede exceder la medida de 170 x 500 píxeles.


Concursos & Proyectos {Resultados}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Concursos & Proyectos {Resultados}

Mensaje por kιrby~ el 2011-03-17, 7:20 am

Concursos & Proyectos {Resultados}

Como sabrán en todo este tiempo en el KSB se han hecho concursos & algunos proyectos. Bueno este topic es como una especie de resumen con los ganadores & resultados de estos acontecimientos. Esta sección se irá actualizando cada vez que exista algún concurso o proyecto.



~*1er Concurso: Firmas*~ {concurso 2009}

1er Puesto: Berez
Spoiler:


2do Puesto: Mila
Spoiler:


3er Puesto: Aubrey_wookie (Vanessa)
Spoiler:




~*Snow White Banners *~ {Concurso navideño 2009}
Ganadora: Cuek_Chan
Spoiler:




Última edición por ♕kιrby* el 2011-03-17, 7:29 am, editado 1 vez

kιrby~
SuJu OMG.
SuJu OMG.

Femenino
Cantidad de Mensajes : 1400
Edad : 23
Inscrita/o el día : 13/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Concursos & Proyectos {Resultados}

Mensaje por kιrby~ el 2011-03-17, 7:25 am

~*1er Concurso de Fanfics*~ {2009}


Ganadora:
Nombre del fic: Leche con Chocolate
Nombre real: Milagros Namuch
Nick en el foro: мιla™
País: Perú
Razon: El fic esta muy ordenado, es facil de entender, la trama es muy buena a decir verdad, y aunque se encontraron minimos errores ortograficos pero no hicieron q la historia pierda su valor.



~LECHE CON CHOCOLATE~
By мιla™

Género: Fluff/Romántico/Yaoi
Clasificación: Público en general
Fandom: HanBum

~*~

Se había quedado dormido en el sofá mientras veían la película. Su boca ligeramente abierta y la mano cayendo por un lado. Su respiración relajada parecía ir al ritmo de los latidos del corazón de quien lo observaba.

Había sido una semana muy ajetreada y los miembros estaban cansados. Ese día se habían reunido para ver una película, pero la mayoría había desertado antes de la mitad, alegando sueño. Solo quedaban Sungmin, HanGeng y KiBum.

HanGeng había caído ni bien terminaron de salir los créditos al principio de la película. Como él había sido el de la idea, los demás miembros se sintieron libres de retirarse. Sungmin se había quedado, diciendo que le interesaba el tema de la película; KiBum, simplemente no se podía ir.

Miraba como se levantaba el pecho de Hangeng con cada inhalación.
“Quizás, si no estuviera Sungmin, podría acercarme a él, poner mi cabeza en su pecho y compartir un lindo sueño” Se decía a sí mismo.

No lo podía evitar, sentía una presión en el pecho cada vez que pensaba en él, cada vez que lo veía, incluso, cada vez que escuchaba su nombre.

– KiBummie… – dijo SungMin entre sollozos, sacándolo de sus pensamientos. – ¡La peli es muy triste! Abrázame.
– Hyung, es solo una película, no es real.
– ¡Pero mi tristeza sí que lo es! – dijo alzando la voz y haciendo un puchero que derretiría el corazón de cualquiera.

Pero KiBum no era cualquiera, él conocía muy bien a su hyung como para dejarse convencer con un simple puchero. Además al alzar la voz, había despertado a HanGeng, lo que no le causaba la menor gracias al menor.

HanGeng había dado un respingo al escuchar la aguda voz de SungMin y cuando abrió los ojos encontró a éste con los brazos estirados en dirección a KiBum, con los ojos llenos de grandes gotas de lágrimas y la boca en uno de sus famosos pucheros. KiBum estaba sentado en el sillón más alejado de la televisión con una mueca de terror en el rostro.

– ¡HanGeng! Dile a KiBum que me abrace – volvió a gritar SungMin, al ver que KiBum se levantaba y se iba a la cocina por algo de comer.
– Déjalo tranquilo, Minnie, a él no le gustan esas cosas. – KiBum escuchó desde la cocina que HanGeng le decía a SungMin.

“Minnie” Pensó KiBum mientras sacaba una caja de leche con chocolate del refrigerador y se servía un poco en un vaso. ”A mí no me llama con diminutivos”
Pero tal vez eso no era nada más que las consecuencias de sus actos. Siempre se mostró lejano al resto del grupo, rara vez derribando esa muralla entre ellos y él. Ice Prince* la prensa lo llamaba muy a menudo; Heechul le decía Blanca Nieves. Sólo hacían apología a su frío carácter ajeno a los demás.

Aunque muy pocas veces lo había dicho, KiBum consideraba al resto del grupo como su familia. Eran sus hermanos y los quería. Dejarlos en paz y no molestarlos con sus cosas era la manera que tenía él de demostrar que le importaban.

Pero con HanGeng era diferente. Desde el primer momento que lo conoció supo que siempre sería diferente con él. HanGeng siempre lo hizo sentir de una manera distinta y hace poco KiBum se había dado cuenta de por qué últimamente su vida giraba en torno a su hyung.

– KiBum, voy a llevar a SungMinnie a su casa. – HanGeng se asomó por la puerta de la cocina – ¿Nos acompañas?
KiBum dudó mientras terminaba de tomar la leche. Estaba haciendo mucho calor afuera.
– Sí, no hay problema. – le respondió finalmente. HanGeng lo miró y empezó a reírse. – ¿Qué pasa? – preguntó KiBum, desconcertado.
– ¿Desde cuándo usas bigote? – le respondió el mayor.
KiBum se sonrojó y se llevó la mano a los labios. Efectivamente, tenía un bigote, pero de leche con chocolate.
– Te esperamos abajo en el auto.

Se limpió con una servilleta que encontró después de buscar por todos los cajones y maldecir a toda persona que se le pasaba por la mente. Cuando les dio el alcance, los dos estaban riendo de algún chiste que había dicho SungMin. KiBum se subió al carro en silencio y HanGeng encendió el motor.

En el camino, SungMin lo puso al tanto de lo que les causaba tanta gracia. Le contó todas las peripecias que pasaron cuando estaban filmando el Mini Drama y todo lo que sufrieron para que la escena de la caída con KyuHyun quedara lista. Al parecer el bebé del grupo no podía dejar de reírse y hacer muecas cada vez que caían al suelo.

En el camino de regreso, HanGeng ofreció comprar comida para llevar y compartir con HeeChul, que ya habría despertado para cuando regresaran.

Cuando KiBum abrió la puerta del departamento que compartía con sus dos hyungs, se encontró con HeeChul corriendo de un lado a otro de la sala, buscando algo.

– ¿Qué buscas, Rella? – Le preguntó HanGeng, dejando las bolsas de comida en la mesita de centro de la sala.
– ¡Mi celular! – Le respondió HeeChul, ahora levantando los cojines del sofá.
– ¿Ya has visto en el baño? Ahí lo vi la última vez. – Le informó KiBum con lo que HeeChul salió corriendo, para regresar después de un rato con el bendito aparato en la mano.
– OK… Ahora me voy. Nos vemos. – Dijo el mayor de los tres, cogiendo sus llaves que estaban colgadas en la pared al lado de las llaves de los demás.
– Pero… Hemos traído comida para que cenemos juntos. – HanGeng se veía decepcionado.
– Lo lamento, Hannie, pero acaba de llamar Siwon diciendo que tiene que decirme algo importante y me ha invitado a cenar. Adiós.

Y al terminar la frase salió a la velocidad de la luz del departamento. El sonido de la puerta cerrándose le hizo dar cuenta a KiBum que se había quedado solo con HanGeng. Eso no sucedía hacía mucho tiempo.

HanGeng se dirigió a la cocina con las bolsas. Cuando KiBum le dio el alcance después de haber tomado valor. Lo encontró sirviendo la comida en dos platos.

– Como HeeChul se fue, nos comeremos su parte. – KiBum asintió con la cabeza. – ¿Me alcanzas los vasos, por favor?
– Sí, claro.
Empezaron a comer en silencio en la mesa de la cocina. KiBum le sirvió un poco de Coca Cola a HanGeng y otro poco para él. KiBum estaba a punto de terminar de comer cuando HanGeng le habló.
– KiBummie… – dijo, algo dubitativo. – Quería preguntarte algo.
– Ehm… dime, hyung. – KiBum agachó la mirada y empezó a jugar con su comida. No quería que HanGeng viera cómo se había sonrojado. Lo había llamado KiBummie.
– KiBummie... – empezó otra vez el mayor. – ¿Tú crees que mi hangul ha mejorado? – Le preguntó poniendo su mejor sonrisa, aunque se podía ver lo nervioso que estaba por la respuesta que recibiría.
– Sí, sí, claro, hyung. Tu hangul está mucho mejor que cuando éramos trainees**. –Le respondió, sintiéndose un verdadero tonto.

KiBum creyó por un instante que HanGeng le diría que le gustaba, que moría por estar con él, por besarlo, por abrazarlo. Eso era exactamente lo que KiBum quería hacer. Pensó en lo horrible que se sentía tener todos esos sentimientos dentro, a punto de explotar. Hasta ese momento había podido controlarse, ¿qué le costaba controlarse un poco más? Hasta que olvidara a su hyung, nada más. Pero, ¿sería posible olvidarlo? Porque cada vez que veía esa sonrisa tan pura era como si volara, como si se desconectara del mundo y empezará a flotar entre las nubes.

KiBum terminó de comer, le dio las gracias a HanGeng y se fue muy rápido a su cuarto. Se puso su pijama y se metió en su cama. Poco después, sus ojos empezaron a aguarse, no quería llorar pero pensar en HanGeng hacía que se sintiera muy débil, vulnerable al mundo, impotente por no poder hacer nada que hiciera que ese ser que tanto amaba estuviera a su lado. Odiaba sentirse así.

Se había quedado dormido un largo rato. Se levantó y sintió la cara pegajosa producto de las lágrimas. Decidió que sería mejor limpiarse, porque si no, no podría dormir tranquilo. Se dirigió al baño y se lavó la cara. Al salir se fue a la cocina a tomar un vaso de leche con chocolate. Últimamente se había vuelto un hábito despertarse a la mitad de la noche y atacar el refrigerador por un vaso de esa leche que tanto le gustaba.

– HeeChul no pasará la noche aquí. – La voz de HanGeng vino de algún lugar a espaldas de KiBum. El menor casi se atora por el susto. Cuando se dio vuelta, vio a Hangeng prácticamente dentro del refrigerador buscando un bocadillo nocturno al igual que él.
Después de un momento, al parecer, encontró lo que buscaba, cerró la puerta y KiBum abrió la boca. Sólo llevaba puesto un short como pijama, sin polo. Había sacado del refrigerador una dulcera con flan y parecía estar buscando algo. KiBum no podía dejar de mirarlo. De un momento a otro HanGeng empezó a acercársele. KiBum no sabía qué hacer: no sabía si irse o quedarse parado ahí. Cuando HanGeng estuvo a menos de un paso de él, KiBum creyó que el corazón se le había parado.

– KiBummie, permiso, necesito sacar una cuchara y están en el cajón que está detrás de ti. – Le dijo sonriendo, muy divertido, al parecer, por lo que veía.
– Las cucharas… El cajón… ¡Ah, sí! Discúlpame, hyung. – Respondió, al momento que se hacía a un lado para darle paso al mayor.
– KiBummie – empezó el mayor entre cucharada y cucharada de su flan. – Otra vez tienes bigotes.
– ¡Aish! – se sonrojó y empezó a buscar desesperadamente las servilletas. ¿Dónde las había dejado en la tarde?
– Aquí tienes. – HanGeng le tendió una servilleta. Estaban en el cajón de las cucharas.
Cuando KiBum quiso cogerla, su hyung movió la mano y la servilleta escapó de su alcance. El menor abrió más los ojos, sin poder creer lo malo que estaba siendo el mayor.
– Con ese bigote de leche y todo rojo te ves lindo.

KiBum lo seguía mirando sin poder comprender su juego. Hizo un movimiento rápido para intentar arrebatarle la servilleta, pero el mayor era muy veloz. HanGeng no dejaba de reírse. Ahora tenía la mano levantada con la servilleta y KiBum sufriendo por alcanzarla. Estaban muy cerca y, al parecer, al mayor no le disgustaba. KiBum saltó una vez más para alcanzar la servilleta, pero no llegó. Como consecuencia de su último movimiento, sus rostros quedaron al mismo nivel, KiBum de puntillas.

Mil cosas pasaron por su cabeza en ese segundo, pero ninguna tenía sentido. Y así, sin más ni más, atrapó los labios del mayor en un beso. Primero fue algo delicado, que tomó por sorpresa a HanGeng, pero luego, poco a poco, pudo sentir como el calor llenaba cada célula de sus cuerpos. Rápidamente se volvió en una batalla por dominación, de la cual el mayor salió victorioso. No se habían dado cuenta de que habían estado avanzando, ahora estaban cerca del refrigerador. HanGeng empujó a KiBum contra este y el menor soltó un quejido por el contacto con la fría superficie. Eso hizo que, de las nubes, bajara a la realidad. Se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, de lo que había hecho, de lo que estaba a punto de continuar. Salió de la cocina casi volando y se encerró en su cuarto. Corrió el pestillo. No quería tener que enfrentar a su compañero.

¿Qué le había sucedido? Siempre había tenido tanto control sobre sus sentimientos, sobre su actuar. Pero, HanGeng le había correspondido y en cierto modo eso lo hacía feliz, pero había otra parte de él que creía que su hyung solo se había dejado llevar por el momento, que para él no significaba nada. ¿Qué pasaría si las cosas eran de esa manera? Probablemente, su relación se volvería incómoda, no podrían dirigirse la palabra sin sentirse raros. No quería perder la amistad que tenía con HanGeng, esa era la única manera que lo podía tener cerca. Se quedó dormido mientras pensaba en mil excusas para darle al día siguiente en el desayuno al mayor.

No sabía qué hora era cuando se despertó al día siguiente. Lo único que sabía era que alguien estaba tocando insistentemente su puerta y giraba la manija.
– KiBum, ábreme la puerta por favor. – Era HanGeng.
Recordó lo que había pasado la noche anterior y se quedó helado. Cogió sus sábanas, se tapó hasta la cabeza y fingió que no escuchaba nada.
– KiBummie, por favor, ábreme la puerta. – El mayor parecía estar suplicando. Luego dijo muy bajito: – Tengo algo que decirte… Acerca de lo de anoche.
Al parecer si no le abría la puerta, su hyung iba a tumbarla, así que se levantó y caminó muy despacio, tratando, de alguna manera, postergar el encuentro.
Cuando estuvieron frente a frente, KiBum miró a los ojos al mayor. Parecía que no había dormido en toda la noche. Estaba pálido, no se había cambiado el pijama, tenía ojeras alrededor de los ojos y sostenía una toalla.
Parecía haber perdido la habilidad de hablar, porque abría y cerraba la boca sin emitir sonido alguno. Al final, algo logró salir.

– Me gusta la leche con chocolate. – A penas terminó de decirlo, se dio media vuelta y entró al baño que estaba al final del pasillo.
Ahora era KiBum el que tocaba insistentemente la puerta. Necesitaba saber a qué se refería HanGeng con eso. Pero por más que casi derriba la puerta, no recibió respuesta del interior.

Después de como 15 minutos, desistió y se dirigió a la cocina a tomar un desayuno ligero. Fue al refrigerador y buscó la caja de leche con chocolate, pero no estaba. En la mesa encontró una taza con residuos del líquido en cuestión. Suspiró profundo al entender lo que HanGeng le había querido decir: se había tomado toda su leche con chocolate y esa era su extraña manera de disculparse.

Heechul llegó al medio día. KiBum miraba el televisor, pero en verdad no tenía la más mínima idea de lo que estaba dando. HanGeng leía un libro en chino y parecía muy concentrado. Al parecer las cosas habían salido como KiBum las había imaginado. Luego de un rato de estar sentado al lado de KiBum y mirar de uno a otro de sus compañeros, Heechul anunció que los invitaba a almorzar en compensación por el desplante de la noche anterior. Había regresado de muy buen humor.

Fueron a un restaurante cercano al departamento. HeeChul ordenó un poco de todo. Los tres comieron, pero el único que hablaba era el mayor, contándole a sus dongsaengs cómo le había ido en la cena con SiWon, aunque sólo hablaba de la comida.
Un rato después regresaron al departamento, sus días libres se estaban acabando y tenían que descansar lo más posible. Heechul recibió una llamada, la quinta en lo que iba de la tarde con sus compañeros, y anunció que saldría otra vez. KiBum asintió y pasó a tomar posesión de su puesto al frente del televisor.

Cuando ya se hubo ido el mayor de los tres, HanGeng se sentó al lado de KiBum y empezó a ver la televisión con él.
– ¿No era esta la película que estábamos viendo ayer? – preguntó HanGeng, intentando iniciar una conversación.
– Supongo – Fue la respuesta de KiBum; un tono de voz totalmente neutral, que no hacía notar cómo se estaba rompiendo por dentro.
– Ehm… ¿KiBummie, estás bien?
– Sí.
– No lo pareces.
– Te digo que sí estoy bien. – Nunca le había levantado la voz a su hyung, pero no se pudo contener.
– ¿Es mi culpa verdad?
– Sí. – No valía la pena ocultar las cosas, al final sería peor para él.
– ¿Es por qué me tomé tu leche con chocolate?
– Sí… ¿QUÉ?
– Lo lamento KiBum, no fue mi intención, pero después de lo que pasó anoche, lo único que pude hacer fue tomar la leche. No sabía que me pudiera gustar tanto. Pero por más que me tomé toda la caja, no sabía igual. – HanGeng miraba a los ojos a KiBum, que parecía no entender de lo que hablaba su compañero.
– No entien…
– Anoche, cuando me besaste, tenías un bigote de leche con chocolate, ¿lo recuerdas?
– Sí, pero…

HanGeng no lo dejó terminar la frase. Empezó a besarlo suavemente. Se entregó por completo al tímido beso que le ofrecía el mayor, profundizándolo y volviéndolo más agresivo. Por la mejilla de KiBum corrían lágrimas de felicidad, cólera, amor, todo al mismo tiempo. Después de lo que pareció una eternidad, se separaron para poder tomar aire, las respiraciones aun pesadas después del momento que compartieron.

– HanGeng tonto. – KiBum empezó a golpearlo suavemente en pecho con los puños, acaba de entender lo que le había dicho en la mañana. El mayor sostuvo sus manos, las besó, y lo abrazó con todas las fuerzas que tenía.

KiBum enterró su rostro en su cuello, inhalando todo su aroma, memorizándolo, esperando que el tiempo se detuviera. HanGeng olía cómo él lo había imaginado en sus sueños. Y él, precisamente, creía que estaba soñando, como muchas veces lo había hecho, sólo que esta vez no podía despertar, no tenía que hacerlo.

Después de unos momentos abrazándose en silencio, el mayor habló:

– ¿Sabes? Por un momento creí que era la leche, pero ahora me doy cuenta que eras tú. – Le dijo en un susurro, para no romper el momento, lo besó nuevamente. – Sí, eres tú el que sabe a chocolate.

~*FIN*~

kιrby~
SuJu OMG.
SuJu OMG.

Femenino
Cantidad de Mensajes : 1400
Edad : 23
Inscrita/o el día : 13/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Concursos & Proyectos {Resultados}

Mensaje por kιrby~ el 2011-03-17, 7:28 am

~*Proyecto por el cumple de Kibum: Dejale un mensaje*~ {2009}
*Para este proyecto tod@s los miembros del Club escribieron sus respectivos mensajes.

Spoiler:

Si desean la imagen tamaño real(?): http://i30.tinypic.com/uamu8.jpg



Cumpleaños de Kibum {Proyecto 2010}

Cr. KsbFanclub12 @youtube.com


kιrby~
SuJu OMG.
SuJu OMG.

Femenino
Cantidad de Mensajes : 1400
Edad : 23
Inscrita/o el día : 13/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Concursos & Proyectos {Resultados}

Mensaje por kιrby~ el 2011-03-17, 7:33 am

Otros Proyectos Finalizados:

YSMM ft. Kibum & Siwon

Heroine 6 ft. Kibum


Ambos proyectos los encuentran con subtitulos en español :)

kιrby~
SuJu OMG.
SuJu OMG.

Femenino
Cantidad de Mensajes : 1400
Edad : 23
Inscrita/o el día : 13/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Concursos & Proyectos {Resultados}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:08 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.